Fraga habría votado “Podemos”

El diario ABC en su edición del 27 de mayo banaliza y ridiculiza la irrupción de “Podemos” en el escenario político y fantasea sobre qué repercusión tendrían propuestas como las suyas si en algún momento llegaran a gobernar en España. Dice, por ejemplo:

“La participación directa de los ciudadanos es una de las propuestas de esta formación. Puesto en práctica incluso para la elaboración de su programa electoral. Una propuesta que llevaría a los ciudadanos-electores a pasar por las urnas cada dos por tres para dar su opinión «vinculante» sobre los temas más diversos. Una forma de gobernar que podría incluso motivar incongruencias, ya que los ciudadanos serían libres para decidir en un sentido y en el contrario en consultas sucesivas”.

No voy a entrar a valorar el programa de esta formación pero, en política (y el ABC hace política), se deben utilizar argumentos que ayuden a construir opiniones fundadas. ABC debería saber que Fraga habría votado la propuesta de “Podemos” de mejorar los canales de democracia directa y de referendums vinculantes. En el año  1978 en el debate en el Congreso sobre el texto de la actual Constitución (sí, sí, aún es la misma), Fraga se mostraba partidario del referéndum vinculante para contrarrestar el peso de la “partitocracia” (en serio) y abogaba por “mecanismos de democracia directa y semidirecta” y, aún más interesante, se enfrentaba dialécticamente a Solé Tura del grupo parlamentario comunista que proponía un “referéndum consultivo para temas de especial trascendencia”. Fraga le decía “Es evidente que si el pueblo se ha pronunciado favor, qué Gobierno después, qué Jefe de Estado después, puede decir: “He oído al pueblo y ahora hago lo contrario” .

Aquí lo expliqué con más profusión y se pueden encontrar los fragmentos del Diario de Sesiones del Congreso que recogen estas afirmaciones. Ahora sólo dejo algunas muestras:

Intervención de Manuel Fraga Iribarne en la sesión del 13 de julio de 1978. (Diario de Sesiones página 4208)

…las razones que antes expliqué sobre la complejidad de las fuerzas sociales que actúan, la auténtica realidad de que los actuales partidos políticos propenden no sólo a actuar como intermediarios, sino a monopolizar el proceso político (y ayer dimos un nuevo avance en esa dirección al establecer el sistema de representación proporcional con largas listas provinciales que prácticamente ponen en la maquinaria de los partidos toda la posibilidad de presentar candidatos), necesita una compensación.  Esa compensación en democracias más antiguas que la nuestra, y justamente con el gran movimiento progresista americano de principios de este siglo, aporta un desarrollo semejante en la Europa posterior a la Constitución de Weimar por la influencia helvética, cada vez más presente en la mente de todos en este punto, donde si hay una aportación importante de Suiza a la ciencia política y a la práctica política mundial ha consistido en el desarrollo de instituciones democráticas semidirectas, entre las cuales está el referéndum, el plebiscito en materia internacional, la iniciativa popular y una fórmula que aquí no hemos intentado, que tiene su importancia, que es el derecho de revocación por parte de los electores y elegidos.

Nosotros entendemos que justamente el esfuerzo considerado inevitable, por otra parte, de la fuerza de los partidos políticos hace necesaria esta forma de participación popular

Intervención de Manuel Fraga Iribarne en la sesión del 13 de julio de 1978. (Diario de Sesiones página 4212[*])

… Pues bien, en este momento es lo único que ha quedado; pero ese referéndum lo hemos hecho, lo ha hecho la Comisión, consultivo. Esto me parece de una extraordinaria gravedad. Es evidente que si el pueblo se ha pronunciado a favor, qué Gobierno después, qué Jefe de Estado después, puede decir: “He oído al pueblo y ahora hago lo contrario”. Por lo tanto, hemos suprimido dos formas claras, una de ellas absolutamente fundamental y muy experimentada en todas partes; otra menos experimentada, pero que no tenía riesgo ninguno y, en definitiva, lo hemos reducido a un referéndum consultivo…

Las palabras que dije en la Comisión abriendo este tema y que estaba obligado a hacer allí, efectivamente, ahora ya no son una cuestión de matiz; entramos en una discrepancia absolutamente fundamental sobre cuáles son las relaciones entre el ciudadano y el Estado y cuál es su posibilidad, además de un medio normal, que es la democracia representativa, de actuar por vías de democracia semidirecta.

 Intervención de Manuel Fraga Iribarne en la sesión del 13 de julio de 1978. (Diario de Sesiones páginas 4211- 4212[*])

Puede estar absolutamente seguro –estoy seguro de que lo está ya- el ilustre profesor Alzaga de que nosotros no somos jacobinos ni rousseaunianos. Puede estar igualmente seguro de que no buscamos la democracia sin partidos; lo que queremos es completarla y compensarla y, por supuesto, estoy seguro de que a él le parece tan absurdo como a mí, cuando se estaba hablando solamente en aquel momento de iniciativa popular, el venir a traer los argumentos de los plebiscitos napoleónicos que eran todo lo contrario, que eran lo que Napoleón proponía, dentro de su cesarismo democrático (propuesto por Seyés, después de haber aprendido más, dicho sea de paso), y, naturalmente, no tienen absolutamente nada que ver con el referéndum y no tienen nada que ver con la iniciativa popular.

Nosotros tampoco defendemos el cesarismo democrático. Nosotros defendemos el principio de participación del pueblo al que resulta que hacemos soberano. Hacemos soberano al pueblo y le damos -decía Rousseau- un minuto de soberanía. Y en ese minuto de soberanía interferimos con toda clase de influencias, entre ellas, los medios audiovisuales de comunicación. Se trata de que ese minuto pueda tener una cierta consideración y que, de vez en cuando, haya una base para un rearme ciudadano, que es la base de la democracia y que además de los partidos haya una constante -ya lo dijo Tocqueville-, una gran constante plural de asociaciones voluntarias que estén proviniendo las causas del divorcio o del antidivorcio, del aborto o del antiaborto –porque yo en esto no hago distinción- y que estén defendiendo la escuela única o la privada, pero que, en definitiva, puedan promover sus causas paralelamente a esa síntesis y mediación que de ellas hacen los partidos.

…Por las razones expresadas, por creer firmemente en que la democracia semidirecta es la forma actual de una razonable Constitución, por estar en contra de la partitocracia y por estar a favor de la iniciativa popular, pedimos la vuelta al texto del Dictamen de la Ponencia.

[*] En el texto escaneado de la  web del Congreso figura erróneamente página 2412, pero es evidente que se trata de un error porqué está entre la página 4211 i la 4213)

 

 

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Calidad democrática, Participación ciudadana. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Fraga habría votado “Podemos”

  1. Pingback: “Podemos” alderdiak demokrazia parte hartzaileari buruz esandakoak irrigarri utzi nahi izan ditu ABC egunkariak

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s